Seminario de Luis Mochón Sensei, Noviembre de 2019, Nápoles.

El pasado fin de semana tuvimos la fortuna de asistir a otra cita con Luís Mochón Sensei en Nápoles. Los lazos entre las escuelas Musubi de Granada y Nápoles se fortalecen con los años y en esta ocasión se ha hecho especialmente evidente con la numerosa participación de estudiantes españoles e italianos.

La propuesta de Luís Sensei se distinguió por la austeridad y la simpleza de movimientos, abriendo paso a un estudio de los elementos menos visibles de la práctica. “El Budo es un camino de austeridad, sencillez, cuando añadimos demasiados elementos se convierte en una intelectualización que se aleja de la verdad.“

Incluso la gente con un alto nivel de práctica debe observar si hace demasiado uso del ki musubi que podría estar escondiendo un centro débil. El aikidoka se caracteriza más por lo que no hace que por lo que hace; en este sentido el camino hacia un centro fuerte y una poderosa quietud mental, pasa por despojar la práctica de adornos, simplificar los movimientos y arraigar nuestra posición durante las proyecciones.

Una parte importante del estudio se centró en el trabajo de uke. A través de ejercicios de ki-musubi, Luís Sensei propuso desbloquear la parte superior e inferior del cuerpo, de manera que los brazos y el tronco puedan absorber parte del movimiento antes de que sea necesario desplazar los pies para equilibrarse. Los desplazamientos deben realizarse siempre encarando la dirección del movimiento, evitando movimientos laterales que rigidizan los desplazamientos y nos hacen más sensibles al desequilibrio. Al movernos de esta manera adquirimos mucho control sobre nuestro equilibrio, nuestro ukemi, y nos permite sentir los huecos en la técnica de tori para recuperarnos. En definitiva nos hace ukes más poderosos.

Ante un atacante poderoso se hace evidente la necesidad de desestructurar su movimiento para poder trabajar con suavidad sobre él. “Debemos sembrar el caos para crear armonía”. Así que lo primero que debemos conseguir en el encuentro es generar desorden en el movimiento de uke, para luego integrarlo en el sistema y desde ahí liderar el movimiento.

Otro de los planteamientos del Sensei fue el estudio de “cortar lento”. A la hora de realizar técnicas que llevan asociadas acciones de corte (Ikkyo, Iriminage, Kokyuho…) no es necesario imprimir velocidad a nuestros movimientos si realizamos el corte con el cuerpo y el brazo simplemente acompaña. Este tipo de trabajo dota de mucha potencia a las proyecciones, pero, para que sea posible, uke debe estar en desequilibrio e integrado en nuestro movimiento.

Austeridad, quietud, sencillez… conceptos que se materializaron en un tatami rebosante de estudiantes y que han hecho de este un magnífico seminario, donde, más que nunca se ha aprovechado cada centímetro cuadrado para profundizar en la práctica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .